TVonline, Deportes en directo, Radio en Directo, Peliculas, Series, Cine, Literatura, Ocio y mucho massss...


    El más fuerte era Cobo

    Comparte
    avatar
    Isis

    Mensajes : 496
    Fecha de inscripción : 23/05/2011

    El más fuerte era Cobo

    Mensaje por Isis el Dom Sep 04, 2011 4:57 pm

    El ciclista cántabro ataca en la subida del Angliru, gana la etapa y es el nuevo líder tras los desfallecimientos de Wiggins, que pierde 1m40s, y Nibali


    Cobo celebra la victoria en el Angliru.- JOSÉ MANUEL VIDAL (EFE)

    El infierno del Angliru, el temido puerto asturiano con curvas del 23,5% de desnivel en el que ha terminado la etapa de hoy, se ha convertido en cielo para Juanjo Cobo. El ciclista cántabro atacó en la subida, aguantó con fuerza las duras rampas, ganó la etapa y se ha convertido en el nuevo líder. Con su cambio de ritmo, Cobo sacó de punto al más pintado: Nibali desfalleció a las primeras de cambio - está a 3m27s de Cobo- y Wiggins sufrió lo indecible junto a su fiel Froome y se dejó el maillot rojo en las rampas asturianas. El británico perdió 1m40s minutos en la meta y ahora Cobo le aventaja en 46 segundos en la general. Mejor le ha ido a Froome, que dejó a Wiggins en los últimos metros y entró a 48 segundos, por lo que ahora es segundo en la general a 20 segundos de Cobo. El ciclista cántabro escribió, así, su nombre al lado de los cuatro corredores que ya habían ganado en la cima asturiana, todos ellos escaladores de raza: José María Jiménez, Gilberto Simoni, Roberto Heras y Alberto Contador.

    La batalla había comenzado antes del Angliru, en la subida al Alto del Cordal, un puerto de cinco kilómetros que sirvió de aperitivo antes del Angliru. Simon Geschke (Skil), Andrew Talansky (Garmin) y Dimitri Champion (AG2R) quisieron tener antes su pedazo de protagonismo y se aventuraron en una fuga muy pronto, pero el gran grupo les cazó a 27 kilómetros del final. En la penúltima subida del día, el Liquigas de Nibali tomó la iniciativa y comenzó la escabechina: el pelotón fue perdiendo ciclistas, entre ellos Kessiakoff (Astana), que había mostrado fortaleza hasta que ayer se desfogó en la subida a La Farrapona y se quedó a 1m23s de Wiggins.

    En la bajada del Alto del Cordal, el Liquigas, acostumbrado este año a mostrar los dientes en los descensos, puso un ritmo muy exigente que obligó al Sky de Wiggins a emplearse a fondo para no perder contacto con el grupo. El británico, sin embargo, se quedó cortado en el descenso y comenzó la temida subida final de la peor manera posible: dándose un primer calentón para no perder tiempo con Nibali. Carlos Sastre, que ya lo había intentado en la subida anterior, volvió a atacar en las primeras rampas del Angliru y logró despegarse del grupo de favoritos. Luego, saltó Igor Antón, favorito al inicio de la Vuelta venido a menos con ganas de lucirse. El vasco superó con facilidad a Sastre y abrió un buen hueco en el pelotón en las rampas más duras del puerto.

    Entonces, en pleno infierno, irrumpió Juanjo Cobo, que tomó la iniciativa del grupo de favoritos, dejando al descubierto las debilidades de todos: Wiggins, siempre protegido por su leal Froome, sufría, Nibali y Mollema lo pasaban aún peor, mientras Cobo tiraba hacia arriba en solitario sin mirar atrás. El cántabro alcanzó y superó a Antón y enfiló hacia la meta en solitario. Sin embargo, aún quedaban las curvas y las pendientes más duras, y el grupo de favoritos, formado por Wiggins, Froome, Poels -que estaba a más de cuatro minutos del líder en la general-, Menchov y Purito aguantaban al ritmo impuesto por un entregado Froome. Poco le importaba eso a Cobo, que veía el liderato de la carrera cada vez más cerca y no bajaba el ritmo. Purito, al límite, acabó descolgándose del grupo de favoritos a la vez que Froome, exhausto, también parecía quedarse.

    La carrera se le ponía de cara a Cobo, que no mostraba signos de debilidad. Peladeaba una y otra vez entre cientos de aficionados sin aparentar estar subiendo una rampa criminal mientras por detrás Wiggins sufría de lo lindo, agachado sobre la bicicleta, dando bandazos para no enfrentarse de cara a la carretera tras un Froome que había recuperado el resuello y se iba hacia adelante con Menchov y Poels. Mientras, Cobo levantaba ya los brazos, sabedor de que tiene la Vuelta a España a tan solo un paso.

    ELPAÍS.com

      Fecha y hora actual: Jue Ago 16, 2018 3:50 am